Té negro sobre la piel

Si eres de las que tomas infusiones de té sea cual sea la época del año, este es tu post. En invierno una infusión de té caliente para entrar en calor, en verano que sea con hielo para refrescar. Ambas son opciones ideales para una dieta equilibrada por sus óptimos contenidos nutricionales.  Además, las variedades de té son infinitas y, por tanto, la monotonía con este tipo de infusiones es casi imposible. En Terai Cosmética Natural ya sabéis que somos muy fans de las infusiones.

Sin embargo, es posible que no te guste el sabor del té y elijas infusiones de otro tipo. No te preocupes. En ese caso, este también es tu post. No siempre hay que beberse el té para aprovechar sus propiedades. ¿Has valorado alguna vez utilizar las infusiones de té para aplicarlas sobre la piel?

Té negro, el rey antioxidante

En realidad el té negro es té verde fermentado. Ha pasado por un proceso de marchitamiento, enrollado, fermentación y secado. Tiene un índice de teína más alto y también unos índices de minerales más elevados (cinc, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, potasio, fósforo, flúor o aluminio).

El té negro también tiene polifenoles y taninos. Hablamos de dos componentes naturales que son muy recomendables para la piel.

  • Mejoran el estado de las posibles quemaduras producidas por el sol. Por tanto, durante el verano es recomendable tener a mano té negro.
  • Elimina los enrojecimientos de la piel.
  • Protege la piel de manchas.
  • Los valores antioxidantes del té negro atenúan los efectos que la edad provoca en nuestra piel.

 

Para la piel, siempre frío

Digamos que para aplicarse el té negro como parte de un ungüento siempre hay que infusionarlo y dejarlo enfriar. Las recetas son muy variadas. Os ofrecemos algunas de ellas.

  • Previene infecciones. Si mezclamos infusión de té negro con agua de rosas fría obtenemos un tónico de mucha calidad. Mezclado en una botella con atomizador podrás aplicarlo sobre la piel de tu cara por la noche o por la mañana con resultados a corto plazo.
  • Remedio contra las ojeras. Le podemos añadir a una cucharada de gel de aloe vera una cucharada de infusión de té negro. De esta forma obtenemos un tónico anti ojeras que podemos aplicar fácilmente con un algodón.
  • Equilibra el PH de la piel. En este caso la infusión de té negro es el elemento principal. A media taza de infusión hay que añadir 2 cucharadas de zumo de pepino. Así obtenemos un tónico para regular el PH.
  • Lucha contra la piel grasa. Mezclar la infusión de té negro con arcilla y unas gotas de zumo de limón hacen una pasta para evitar la piel grasa. Se aplica la pasta y se deja actuar durante 15 minutos.

 

Son algunos de los beneficios del té negro. ¿Conoces más? Déjanos tu comentario y cuéntanoslo.

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Las celdas obligatorias están marcadas con *