¿Y si aun así sufres de quemaduras por el sol?

Lo llevamos advirtiendo todo el verano. Es muy importante conocer las características de las cremas de protección solar para evitar las quemaduras por el sol. Lo hemos contado en nuestro artículo sobre las peculiaridades de los factores solares físicos y los químicos. Pero más que conocerlas es esencial utilizarlas y proteger nuestra piel de los rayos ultravioletas. Dato sobre el que hemos hablado en otro artículo en el que echamos por tierra falsos mitos sobre la protección solar.

 

Sin embargo… ¿Qué ocurre si nos hemos quemado? ¿Qué pasa si no hemos hecho caso de las recomendaciones? ¿Y si no nos hemos protegido con cremas solares? ¿Qué debemos hacer las primeras horas después de habernos tostado al sol?

 

La sensación de quemazón después de tomar el sol en exceso o de hacerlo sin protección no es instantánea. Esta incómoda sensación aparece horas después de tomar el sol o, incluso, un día después. Aquí es esencial seguir una norma básica: no volvernos a poner al sol hasta no curar las quemaduras. También es bueno tomar duchas de agua fría o pasarnos hielo por las zonas quemadas.

 

Si la quemadura no es muy grave o es leve bastará con los consejos que acabamos de explicar y con la hidratación de la piel. Puede ser crema hidratante, un after sun o un aceite calmante. Una buena opción es nuestro aceite Atardecer en la playa, un aceite ligero y de fácil extensión y absorción. Es parte de nuestra carta de cosmética natural, apto para veganos y veganas. Su elevada cantidad de aceite de avellana hace que sea estimulante de la circulación y un gran emoliente. Tiene también flor de Llantén con propiedades calmantes.

 

Por otra parte, se debería evitar el agua salada o los jabones y geles. Todo esto podría ser perjudicial para la piel. Y es que tanto la sal como los componentes químicos de los jabones irritan nuestra piel. Es mucho mejor lavarse tan solo con agua fresca.

 

Quemaduras graves en verano

 Si la quemadura es más grave y se ve que comienzan a aparecer ampollas la hidratación también es importante. Sin embargo, es primordial acudir al médico cuanto antes para recibir tratamiento. Algo muy importante: no explotar las ampollas de las quemaduras. Así evitamos posibles infecciones que lo único que harían sería agravar la situación.

 

No hagáis caso a falsos mitos para curar quemaduras como la aplicación de pasta de dientes. Los dentífricos pueden provocar la infección de la quemadura y retardar la cicatrización de la herida.

 

Como conclusión, decir que el mejor remedio y la mejor cura es la prevención. Protección solar y crema hidratante. Fácil… ¿Verdad?

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Las celdas obligatorias están marcadas con *