Flores de Bach, embarazo, parto y crianza

La experiencia de un embarazo y un bebé deseado, es, para una pareja uno de los momentos más maravillosos que se puede vivir en la vida.

La ilusión, la alegría, la esperanza, el compartir cada momento y cada día crea un vínculo entre la pareja hermoso…

Y a la vez, con el embarazo, conectamos con emociones que, unas veces intuíamos y que otras, ni siquiera nos imaginábamos que estaban por ahí, en nuestra sombra. El miedo, la incertidumbre, las dudas; El miedo a muchas cosas, a que todo salga bien, a que el bebé esté sano; las dudas sobre nuestras capacidades para hacerlo bien, la auto exigencia de ser madres y padres perfectas…

La adaptación a los cambios que se van sucediendo y los que quedan por vivir… Tanto a nivel físico como personal…

¿Y la compañera o compañero de la madre? ¿Cómo acompaño? ¿Qué hago? ¿Cuál es mi papel con mi pareja? ¿Qué puedo hacer después cuando ya esté el bebé en casa?

¿Cómo pueden ayudarte las Flores de Bach y otras esencias florales?

Las Flores de Bach y otras esencias florales, una vez más, son un maravilloso acompañamiento en todo este proceso tan intenso.

Walnut para acompañarnos en los cambios, Mímulus para nuestros miedos, por lo menos algunos, Larch…, California Pitcher Plant, Cerato, para dejarnos guiar por nuestra intuición y nuestra sabiduría interna heredada de nuestras madres y abuelas… Y muchas más.

Las esencias florales acompañan amorosamente a nuestras dudas y nuestros miedos, nos recolocan en alguna parte heridas no elaboradas, sanan la línea que en esos momentos comenzamos a cruzar, la de ser hijas y ser madres al mismo tiempo. Mariposa Lily (FES) es una buena compañera de viaje..

Adentrémonos en esta hermosa montaña rusa y aprovechemos para descubrirnos, descubrir a nuestra pareja en un momento de apertura y muchas veces de vulnerabilidad donde las emociones más profundas afloran y están ahí, en nuestra piel.

Disfrutemos de cada momento, porque es único, acompañando tanto a la madre, como a la pareja, como al bebé, que por supuesto se beneficia de la información que la madre recibe de las flores y del compás de su corazón…

Rosa Legarra

 

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Las celdas obligatorias están marcadas con *