Protección de la crema solar en verano (2)

De sobra es sabido lo importante que es  protegerse correctamente del sol. Incluso, podríamos hablar de una acción esencial, imprescindible, de primera necesidad. En anteriores entradas hemos explicado también las diferencias entre crema solares de factor físico y factor químico. Nuestra intención con esta entrada es que tengáis la información suficiente para saber leer las etiquetas de vuestra crema solar. Toda información es poca si hablamos de la salud y el bienestar de nuestra piel. ¡Tomad nota!

  • SPF o FPS: Depende de si las siglas están en español o en inglés. En definitiva, indican con un número la capacidad que tiene el producto para filtrar o bloquear los rayos UVB. Indica el número de veces que el protector solar aumenta la defensa de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura.
  •  UVB: es índice que marca el 5% de la radiación ultravioleta (UVA) que llega a la tierra. Gracias a la radiación UVB nos ponemos morenos, pero también es la responsable de las quemaduras del sol y de las reacciones alérgicas. Es por tanto importante que el solar proteja la piel tanto de la radiación UVA como de la UVB.
  •  PAO: es un símbolo de un bote de crema abierto con un número y una “M”. Indica el tiempo que se conservará el protector solar una vez abierto.
  • Factor de protección UVA: si tiene un sello UVA en un círculo, significa que cumple con los requerimientos de la Comisión Europea. Esto es, que protege frente a la radiación UVA al menos ⅓  de lo correspondiente al UVB.
  • INCI: listado de ingredientes en orden decreciente de concentración.

 

            Falsos mitos del factor de protección de la crema solar

 El número de factor de protección es relativo. Esto significa que depende de muchas cosas. Por ejemplo, del sol que haga o del nivel de radiación. También dependerá de cuánta crema solar utilicemos, del fototipo de piel que tengamos o de si te bañas, sudas o juegas en la arena. Tampoco son minutos, ni horas, ni tampoco te informa sobre el porcentaje de cuerpo que te cubre.

  • El número de protección se mide haciendo referencia a los UVB. La protección frente a los UVA no es obligatoria.
  • No son bonus acumulativos. Funcionan independientes y por separado. Si te aplicas una crema solar de 30 y luego una de 20 no sumas una de 50.
  • El factor se estipula en relación a 2 mg por cada cm2 de piel. Si no cumples con esas cantidades, la protección no será la que marca en el bote.

Pero lo más importante, que todo el mundo se lo debería grabar en la mente, es que NO EXISTE LA PROTECCIÓN ABSOLUTA.

Puedes ampliar esta información en la Guía de protección solar. Una guía editada por el Ministerio de Sanidad, el Consejo General del Colegio de farmacéuticos y la Asociación Española contra el Cáncer.

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Las celdas obligatorias están marcadas con *