Cosmética natural y aceites esenciales

Los aceites esenciales y la cosmética natural es un tándem obligatorio. Van de la mano. Una buena cosmética natural tiene que utilizar sí o sí aceites esenciales porque en ellos está la base natural y los principios activos de los productos.

Aceites esenciales en la cosmética natural y ecológica de Terai

En Terai cosmética natural los aceites esenciales son clave para entender cada uno de nuestros productos. De hecho, si veis en la sección ingredientes de cada uno de nuestros productos podréis observar que los ingredientes están divididos en 3 categorías marcadas con asteriscos (*):

*      Un asterisco marca “Ingredientes de origen ecológico”.

**    Dos asteriscos marca “Sinergia de aceites esenciales ecológicos”.

***  Tres asteriscos señalan “Componentes naturales de los aceites esenciales”.

 

El Gobierno de España y la Agencia Española de productos sanitarios publicó en 2016 una interesante Guía sobre aceites esenciales en la cosmética. En ella se explican asuntos como los lugares comunes de procedencia de los aceites esenciales. Pueden ser variados y depende de cada planta. Por ejemplo, de las flores se obtiene el aceite esencial de azahar, rosa o lavanda. Igualmente, de las hojas se saca el aceite de citronela, eucalipto y laurel. El aceite esencial de canela se obtiene de la corteza y de su madera se saca el aceite esencial de palo de rosa, alcanfor o sándalo. El aceite de vetiver se saca de la raíz y de los rizomas se obtiene el de cúrcuma y jengibre. También se puede secar frutos como anís, anís estrellado o perejil para sacar aceite esencial, o bien, de las semillas como es el caso del aceite esencial de nuez moscada.

Los aceites esenciales son ingredientes muy interesantes para hidratar, nutrir o tratar enfermedades de la piel. También para luchar contra el acné, la retención de líquidos, la celulitis, varices, rosácea u otras afecciones. He aquí algunos ejemplos:

  • Aceite esencial de árbol del té.

    Ayuda a repeler y mantener bajo control a los piojos o liendres. Es antifúngico para tratar el pie de atleta, la caspa o los hongos en las uñas. También es antiséptico para pieles con tendencia acnéica. Y a su vez es calmante para el afeitado, los tatuajes o algunos tratamientos estéticos.

  • Aceite de lavanda.

    Tiene propiedades antibacterianas y efecto calmante, facilita el sueño y relaja los músculos. También es cicatrizante de heridas y quemaduras. Cabe decir que en cosmética se utiliza contra el acné y la dermatitis. Y por último, tiene propiedades analgésicas, mitiga el dolor y la inflamación.

  • Aceite de eucalipto.

    Es descongestionante y expectorante, ayuda a expulsar la mucosidad y a aliviar la tos. DE hecho, es purificante, refrescante y estimulante. Promueve la atención y la concentración. Es un aliado perfecto para poner en ambientes de trabajo.

  • Aceite de bergamota.

    Se suele usar para tratar problemas digestivos. También para infecciones urinarias. Es tranquilizante y contrarresta los síntomas de la ansiedad, la depresión y el estrés. Y por supuesto, es un revitalizante capilar.

Existen muchos más aceites esenciales y cada uno es tiene unos beneficios concretos. Comparte tu duda y te aconsejaremos el aceite que más te convenga

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *