Ciclo menstrual femenino y esencias florales: El reencuentro con mis energías femeninas

¿Qué sucede con mi ciclo menstrual?

Suceden varias cosas, la primera y más evidente es que desde siempre nuestro ciclo se ha reducido a los días de regla. Además intentamos que se note lo menos posible y que las mujeres la vivamos como si no existiese. No hay más que ver los anuncios de compresas, donde cada vez son más sofisticadas.

Así que nos limitamos a que vaya pasando el tiempo y nos vaya bajando la regla desde una mirada lineal. Es decir, va pasando la vida y nosotras vamos teniendo la regla.

Y por otro lado, se nos exige que seamos equilibradas, que no tengamos altibajos; yo me paso la vida intentando ser plana emocionalmente cuando no lo soy y aquí entro en conflicto.

¿Y cuando entro en conflicto que es lo primero que pienso? Pues que estoy loca. Cómo puede ser que unas veces esté que me como el mundo y al poco tiempo esté hundida en la miseria. ¿Cómo puede ser que un día esté pletórica organizando una salida a una casa rural con mis amigas y el día que vamos a ir me quiera quedar en mi casa  comiendo chucherías debajo de una manta? Y ahí me entra la rabia, la culpa, etc. Etc.

Por lo tanto, limitar nuestro ciclo a una mirada enfocada en lo lineal y restrictivo hace que muchas mujeres no entendamos nuestros cambios. Estos cambios energéticos, físicos, mentales y emocionales que inevitable y cíclicamente vivimos cada mes y las energías que se mueven se convierten en destructivas en vez de creativas.

¿Qué podemos hacer?

Necesitamos integrar que dentro de cada una de nosotras habitan cuatro mujeres diferentes. Estas mujeres tienen diferentes emociones y energías y necesitamos fluir con cada una de ellas y no luchar contra ellas.

Podemos adecuar nuestra vida y nuestra agenda, en la medida de lo posible claro está, a esas energías, unas veces creativas, otras de recogimiento y fluir con ellas en cada momento.

Así que conocer y conectar con nuestro ciclo menstrual es un camino de autoconocimiento para poder poner esas energías de mi parte, para poder fluir con ellas. No sólo para nosotras, sino también para que nuestros compañeros de vida. Así no se sentirán tan perdidos como nosotras a la hora de entender e intentar descifrar todo esto.

Rosa Legarra

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *