Terai llora por Australia

Estamos tristes, estamos cabreadas. No nos podemos creer que a estas alturas todavía existan personas que nieguen el cambio climático. Que todavía haya dirigentes políticos de influencia mundial que nieguen el principal problema al que nos enfrentamos como especie. Hoy Terai llora por Australia.

Los expertos y las expertas ya nos lo han advertido, no hay vuelta atrás. O los Gobiernos mundiales proponen cambios drásticos para evitar emisiones de CO2 a la atmósfera y se reduce el consumo de productos tóxicos como los plásticos, o la destrucción del planeta es irreversible. Además, ya es tarde para poder reaccionar pero cuanto más tiempo esperemos, la salida será muchísimo más complicada. O directamente no habrá salida.

 

Cambio climático: sequías, olas de calor y carbón.

¿Y por qué esta introducción si nuestro objetivo es denunciar lo que está ocurriendo en Australia? Es muy sencillo. Los incendios en Australia son consecuencia directa de las graves sequías y las olas de calor que asolan el país oceánico. Aun así, tampoco podemos olvidar las motivaciones económicas. Australia ha sido en 2019 el segundo exportador mundial de carbón. Una vez más las manos del ser humano destruyendo directa e indirectamente el entorno.

 

25 personas y más de un millón de animales muertos

En Terai estamos indignadas. Por supuesto que lamentamos la muerte de esas 25 personas a causa de los incendios. Pero también denunciamos y lloramos el millón de animales asesinados por los incendios. Esto se ha convertido en una de las mayores catástrofes en la rica biodiversidad australiana.

Suma y sigue. Y es que el cambio climático provoca incendios y los incendios agravan el problema del cambio climático. Según la Fundación Pau Costa, los “megaincendios” que se han producido en Australia han emitido más de 400 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Esta cantidad equivale más o menos al dióxido de carbono que puede emitir la industria de Reino Unido durante un año trabajando a toda máquina.

 

Consumo responsable

¿Qué podemos hacer? La clave está en nuestro poder como individuos. Cada uno de nosotros y nosotras consumimos a diario. Todos los días compramos en supermercados y grandes superficies o elegimos comercios de barrio con productos de cercanía. Siempre podemos elegir entre compañías eléctricas responsables o entre cooperativas de consumo eléctrico. Siempre podremos elegir entre comercios que usen plásticos sin conciencia con otros que sean más respetuosos.

Porque lo que está claro es que elegir es una opción. Y sí, existen opciones. Lo que está ocurriendo en Australia tiene que servir para despertarnos. Un millón de animales muertos. ¿Qué os parece este dato?

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *