Animales y Flores de Bach

En los últimos años se ha producido un gran cambio en la manera de tratar a nuestros animales de compañía. Hasta hace unos años la gente teníamos animales para que desarrollaran una labor específica sin tener en cuenta mucho su bienestar.

En cambio, en la actualidad, una gran parte de la gente trata y considera a sus animales como un miembro más de la familia.

Esto, entre otras cosas, ha producido un espectacular aumento de los problemas de conducta en los animales de compañía.

Otro de los hándicaps de hoy en día tiene que ver con una socialización inadecuada, es decir, una permisividad excesiva, falta de establecimiento de límites, errores en la comunicación con el cachorro, etc.

Otra cosa que no podemos olvidar es que, cuando tenemos un animal en cautiverio, estamos afectando de forma negativa en sus bases genéticas y conductuales y esto les genera estrés, ansiedad, frustración y energía nerviosa.

Desde perros que necesitan correr y gastar energía, hasta aves que genéticamente están programadas para volar grandes distancias y que están enjauladas y peces, que están confinados en acuarios muy pequeños.

Existen muchas técnicas de modificación de conducta, basadas en teorías de refuerzo – castigo – recompensa, que tienen mucho éxito, pero a su vez, muchas son crueles y se limitan a modificar el comportamiento sin tener en cuenta la emoción o la causa de esas conductas.

Las flores de Bach y los animales de compañía

Desde el enfoque de las esencias florales, los problemas de conducta son la consecuencia de las emociones negativas que el animal siente en determinadas circunstancias.

La eficacia de las Flores de Bach para animales, (perros, sobretodo, en general lo más demandado) hace tiempo que está más que demostrada. La experiencia así lo corrobora, especialmente en los casos en los que, en el problema que observamos, intervienen las emociones del perro de una u otra manera. (Antonio Paramio Miranda, “Animales y Flores de Bach”, Ed. Días de Santos).

El éxito y el fracaso del tratamiento con Flores de Bach en los animales dependen de un correcto diagnóstico y selección de las esencias concretas para el caso que se esté trabajando.

Por lo tanto, conductas como agresión, miedos y/o fobias, apego, conductas destructivas, problemas de adaptación, celos, etc., pueden tratarse eficazmente con flores de Bach.

El uso de Flores de Bach reequilibra la relación del animal con su dueño muchas veces deteriorada por esas conductas inadecuadas y a veces desesperantes, mantenidas en el tiempo.

Rosa Legarra

2 Comentarios

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Las celdas obligatorias están marcadas con *